03 noviembre, 2013

Cuento.

Hola (: Cómo están?
Voy a subir esto antes de que pueda arrepentirme tbh.
Tuve que escribir un cuento para el cole, tenía que ser policial negro, y esto es lo que salió.. Si quieren léanlo, sino no, no me ofenden OTL

"El Ángel"

Era una tarde tranquila en la ciudad de San Francisco. El calor era agobiante, la gente se trasladaba con pasos cansados; en lugar de conversaciones agitadas, solo se oían susurros ásperos.
Cerca, en una pequeña iglesia, el Padre Crowley se preparaba para la última confesión del día, una hora antes de la misa. Los últimos rayos de luz se filtraban por los ventanales, cuando se distingue la silueta de un hombre entrando al confesionario. Una voz ronca dijo:
-Perdóname Padre, porque he pecado.
-Que el Señor esté en tu corazón para que te puedas arrepentir y confesar tus pecados, hermano.
El Padre casi pudo sentir, a través del delgado panel que separaba ambos hombres en el confesionario, como los labios del misterioso sujeto se elevaban en una sonrisa.
-Vamos, Padre, puede abandonar el acto, que yo conozco sus pecados.
~
La última misa del día había terminado, y el cielo ya estaba oscuro. La gente se retiraba apresuradamente, en pequeños grupos, hasta que solo quedó la señora Stevenson, una dulce mujer que siempre ayudaba en la iglesia y horneaba pasteles. Ya había caminado un buen tramo, cuando notó que le faltaba su cartera, y riéndose ligeramente de su despiste, comenzó a volver a la iglesia. Las puertas abiertas, a pesar que ya había anochecido, lo que debió de haberle llamado la atención, pero la señora Stevenson iba pensando en otras cosas, y pasó por alto el detalle. Por eso fue una total sorpresa, cuando la mujer se encontró con una escena que no encajaba para nada en este suelo sagrado. Arriba del altar, yacía el cuerpo del Padre Crowley, con un cuchillo clavado en el corazón.
La señora Stevenson, cuando salió del shock, comenzó a gritar mientras buscaba desesperadamente su celular para llamar a la policía.
~
El detective Milton estaba caminando serenamente por unas calles de la ciudad. Estaban prácticamente desoladas, sin contar algunas personas que se movían entre las sombras, sin molestar a nadie, ya que no querían ser molestados. El clima había mejorado un poco, y el calor pegajoso de la tarde, pasó a un ligero frescor con el anochecer, acompañado de un suave viento con ese olor salado que venía desde la bahía. Acababa de resolver un caso, y estaba cansado pero satisfecho. Fue entonces cuando escuchó unos gritos que provenían de una pequeña iglesia al final de la cuadra. Se apresuró a llegar allí, y se encontró con una mujer alterada y el Padre de la capilla muerto. Parecía que no iba a poder descansar aún.
El detective se acercó para echar un vistazo antes de que llegara la policía, pero a simple vista no encontró nada útil en la escena del crimen. Se disponía a abandonar el lugar cuando la encontró. Una pequeña pluma negra, que contrarrestaba contra el pálido suelo de la iglesia. Nadie le hubiera prestado atención, y en otro momento, él tampoco. Pero esa simple pluma negra guardaba un significado muy grande, y cambiaba toda su perspectiva del caso. Salió corriendo hasta un callejón detrás de la iglesia, y alcanzó a ver la punta de un largo abrigo desaparecer por la esquina. No se iba a molestar en seguirlo, sabía que cuando quería podía desaparecer en la noche; pero el detective Milton sabía quién era el culpable de el crimen, pues ese mismo hombre lo había salvado años atrás.
~
Cuando Milton recién comenzaba como detective, con esa ingenuidad que se saca con la experiencia, y la valentía ciega que te da la juventud y el entusiasmo de enfrentarse a algo nuevo, terminó acorralado en un callejón por dos hombres que le ganaban en altura y fuerza. Se había metido con la gente equivocada, y ahora lo estaba pagando. Con cada golpe se le nublaba cada vez más la vista, y pensó que este sería su fin. Pero, de repente, escuchó un estruendo y los golpes cesaron. Logró levantarse y vio que sus agresores yacían muertos en el piso; y del hombre que lo salvó, llegó a ver unos intensos ojos azules, y al instante después desaparecía por la calle. Solo había dejado una evidencia de su presencia; una pluma negra.
~
Fue una gran sorpresa para el detective encontrarse nuevamente con un indicio de este hombre, que lo salvó tantos años atrás. Al principio, seguía cada pista que se le presentaba en este caso. Plumas negras, criminales asesinados a sangre fría, y averiguó que en las calles se conocía a este asesino como “El Ángel”. Pero con el paso del tiempo, vio que era un callejón sin salida, el hombre sabía muy bien como cubrir sus huellas.
Pero ahora que una vez más sus destinos se habían cruzado, no lo iba a dejar escapar tan fácilmente, quería encontrarlo. Cuando lo hiciera, no estaba seguro si debería agradecerle o encerrarlo, porque sin importar su historia personal, era un asesino.
Tantos años de investigación tampoco fueron en vano, por lo tanto sabía que era un fanático religioso, y que, de algún modo en su mente, era su deber eliminar a los pecadores del mundo. Con este dato sabía que el cura debía guardar algún secreto oscuro en su pasado, “El Ángel” no tomaría una vida inocente. Ahí tenía algo por donde comenzar.
El detective se pasó toda la noche vagando entre comisarías y callejones, un secreto como ese, del cura de una iglesia, respetable y limpio de todo pecado a la vista de todos, no sería fácil de encontrar. Pero Milton era bueno en su trabajo, con los años se había ganado una reputación y un gran número de informantes y personas que le debían favores. Así que al amanecer, un muchacho de aspecto desaliñado le dejó un sobre. Este sobre revelaba ese secreto que el cura había tratado tan bien de esconder, y lo logró por muchos años, pero nada le pasaba por alto a “El Ángel”, que seguramente había encontrado esta información mucho antes que él mismo, y solo estaba esperando el momento justo. Hace unas cuantas décadas, incluso antes que  se convirtiera en cura según el informe que tenía en sus manos, el Padre Crowley había sido acusado por cargos de abuso de menores.
Milton se deshizo propiamente del sobre, y mientras caminaba, su cabeza era un remolino de ideas, y pensaba, hasta qué punto estaba errado “El Ángel”.
Había caminado por un tiempo largo, y se dio cuenta que llegó a las cercanías del famoso puente de la ciudad, el Golden Gate. Estaba por dar la vuelta, cuando lo vio. Impasible, mientras el viento alborotaba su cabello, avanzaba cada vez más hacia la punta del puente. Se sacó el largo abrigo que lo cubría, y desveló un intrincado tatuaje que cubría toda su espalda. Inconscientemente, Milton se estaba acercando cada vez más, por lo que pudo reconocer que eran dos alas color azabache, y comprendió a que se debía su apodo. También, no podía ignorar lo que estaba por hacer, pero estaba muy lejos para poder evitarlo ya.
Antes de que sucediera lo inevitable, el infame Ángel, se dio vuelta y miró fijamente a los ojos del detective, con los suyos que eran tan azules como los recordaba. Luego, saltó. Por un segundo pareció que estaba volando; luego su mundo se inundó de oscuridad.
-


*se esconde abajo de una piedra*


BesoMaii

8 comentarios:

AtomicKitten dijo...

SE ME MURIO UN POQUITO EL ALMA PORQUE SDFGSNCDMFVDGBFHNGTYXFCGVHGHBJNJML,GIHJIHJHFVJ
pobre tipo che nunca va a poder probar nada =/ KÉ ANSIEDÁ

Mar dijo...

BLUDA ESTÁ BUENÍSIMO SI NO TE PONEN 10 ES PORQUE ESTÁN MAL. No posta,no lo digo porque amiga eh,está muy bueno:D
Pobre señora de los pasteles,no tenía nada que ver y se llevó una gran sorpresa,besos!

Flor dijo...

POR QUÉ TE PODÍAS ARREPENTIR SI ESTÁ GENIAL boló nunca pensaste en ir a un taller literario??????

LO DIGO EN SERIO OKAS

o te pone un 10 o lo fajamos

Abbie dijo...

NO ME MUERO MAII TE QUEDÓ RE PRECIOSO NO SÉ TE JURO POBRE TIPO (digo el asesino, sabes que suelo simpatizar por ese lado tbh) TE TIENEN QUE PONER UN 7, UN DIEZ DIGO LO QUE SEA. (pero un 10 me suena irreal porque aquí no existen u feel me) kajdaskdjasd deberías escribir más pequeña nephilim :3
Kissu!

Solcito dijo...

Hola Mai! te quedó muy bueno de verdad,me encanto que tenga alas tatuadas y se haya matado! :D
Es muy genial!
Un beso grande!

Gabino Barrera dijo...

Nice!

Anónimo dijo...

Asdfghjkl te quedó genial!!

Rika Tashaki dijo...

buenas! te recomiendo este blog si te gusta DNANGEL y quieres conocer más obras de su autora, Yukiru sugisaki:
http://yukirusensei.blogspot.com.es/